Los tipos de pasta italiana

Son muchos los tipos, texturas y formas de pasta italiana, y ello no se debe a un capricho, sino a la necesidad de adecuarse a la gran variedad de recetas que con ella se elaboran.

Así, según su textura nos encontramos con pastas lisas, sin estrías, rizos ni agujeros, pastas acanaladas o estriadas y pastas tubulares o agujereadas.

Pasta rellena

Una variedad muy importante en la cocina italiana es la pasta rellena, a la cual se le añade relleno, habitualmente de carne, pescado, queso o verduras. En esta categoría, entre otras tenemos:

  • Canelones: cuadrados o rectangulares, frescos o secos, rellenos de vegetales o carnes.
  • Lasaña: placas rectangulares o cuadradas, con los bordes dentados, presentadas en capas alternas junto a relleno y salsas.
  • Ravioli: cuadraditos rellenos con los bordes dentados.
  • Ñoquis, gnocchi o gnocchi: pasta elaborada con patata, sémola de trigo y harina.
  • Tortellini: tienen forma de sombrero, suelen rellenarse de pollo, cerdo o queso y se pueden encontrar frescos o secos.

Diferentes tamaños

Si vemos la pasta en función de su tamaño podemos distinguir:

Pastas largas, donde encontramos por ejemplo:

  • Espaguetis: la conocida pasta de un milímetro o dos de diámetro y torno a los veinte o veinticinco centímetros de largo.
  • Cabello de ángel o capellini: similares a los espaguetis, pero más finos y delicados.
  • Spaghettini: intermedios entre los espaguetis y el fettuccine.
  • Fettuccine: pequeñas cintas al huevo planas de unos 6 milímetros de ancho, que pueden variar desde los 3 milímetros de los fettuccelle a los 12 del  fettucce.
  • Tallarines o tagliarini: cintas anchas, largas y finas. A veces se presentan en nidos. Pueden ser simples, o estar enriquecidos al huevo o con espinacas.

Pastas cortas, en esta categoría tenemos entre muchos otros:

  • Macarrones o macceroni: tubo largo y grueso, los hay simples o enriquecidos con otros ingredientes.
  • Farfalle: tienen forma de lacito, se caracterizan por tener una doble textura ligera en los extremos y más gruesa en la parte central.
  • Fusilli: tienen forma helicoidal como de muelle.

Pastas diminutas, se suelen usar para sopas y guisos:

  • Fideos: pueden ser finos o gruesos pero siempre cortos.
  • Pastina: de pequeño tamaño y gran diversidad de formas, en esta categoría se engloban las pastas pequeñas para sopas, como la de letras o estrellas.

Hemos de hacer referencia a la pasta fresca. Pasta que una vez elaborada no se somete al proceso de secado final, lo que la dota de una humedad del 30%. Su periodo de conservación es corto.

Como curiosidad, es necesario saber que el nombre de la pasta es un indicador de sus características, así:

Pastas pequeñas, terminan con los sufijos -ini, -elli, -illi, -etti, -ine, -elle.

Pastas grandes, terminan con los sufijos -oni, -otti.

Pastas hechas a mano, terminan con el sufijo –acci.

El adjetivo “mezze” significa mitad.

El adjetivo “rigate” significa estriado.

Ven al restaurante italiano Trattoría El Parque y disfruta con nosotros de los más exquisitos platos de la cocina italiana.

 

 

 

 

 

 

Compartir en: