Recuperar el espíritu original del Gran Hotel de Jaca

El Gran hotel de Jaca está cerca de cumplir los 60 años, desde su inauguración.

Han pasado varias etapas, desde que la Caja inauguró el hotel con una enorme expectación y lo estuvo explotando durante prácticamente 24 años.

Posteriormente se vendió a la empresa INHOJASA (Inmobiliaria Hotelera de Jaca, S. A.), que lo gestionó durante cerca de 6 años.

En este último periodo de gestión, el Gran Hotel acusó un declive que llevó a la venta de terreno para locales comerciales y la edificación de pisos en el mismo solar, con consiguiente cesión de suelo al ayuntamiento (la actual Plaza de Elche, acera de la calle Cervantes) y la pérdida de la pista de tenis, junto con parte de la zona verde.

En aquel momento, hace cerca de 30 años, una empresa familiar Jacetana apuesta fuerte con la compra del Gran Hotel y comienza con la gestión, realizando reformas y renovaciones de diferente calado en varias fases.

D. Luis Marco se enorgullecía diciendo que “no había ni un palmo cuadrado en el que no hayamos puesto la piqueta, al menos una vez”.

Desde los últimos 10 años se viene produciendo una sucesión en la empresa familiar, etapa penalizada por la dura crisis económica que se ha sufrido desde el año 2.008.

No obstante, parece que la crisis se está superando y en el año 2017, en vísperas a un 60 aniversario de la inauguración del Gran Hotel, se ha acometido una ambiciosa renovación, que afecta a todas las habitaciones, así como a los pasillos y distribución de salones, recepción, etc.

Esta intervención también ha supuesto la renovación de toda la iluminación con criterios de eficiencia energética, así como inversiones en materia de seguridad ante incendios y de accesibilidad a personas de movilidad reducida.

Aprovechando el buen momento turístico de Jaca, tras haber recuperado prácticamente el volumen de pernoctaciones anterior a la crisis, nos hemos decidido a  asumir una inversión que supera el millón de euros con el objetivo de recuperar el espíritu con el que el Gran
Hotel se inauguró hace 60 años.

Por ello, se ha recuperado varios espacios de piedra natural original, tapados por posteriores intervenciones, volviendo a una paleta de colores coherente en todo el hotel, pero combinado con muestras de modernidad, tanto en la decoración de los espacios, como en el mobiliario, etc.

Esta vuelta al espíritu de hace 60 años es importante para nosotros, por tres razones fundamentalmente:

  1. El Gran Hotel fue pionero en su época. Fue uno de los primeros establecimientos diseñados para trabajar ya no solo en verano sino también en invierno, apostando por la emergente estación de Candanchú, que comenzaba a explotar el esquí alpino con remontes mecánicos. Actualmente continuamos trabajando y apoyando en el lanzamiento de nuevos productos turísticos, desde el rafting, las tirolinas, vías ferratas, cicloturismo (somo uno de los primeros hoteles bikefrindly de España), nordic walking, excursiones con raquetas, esquí de montaña, trail runing, …
  2. Desde su inauguración, el Gran Hotel tuvo un prestigio otorgado por la singularidad del edificio, arquitectónica mente innovador, con “materiales del país”, ideado por el genial arquitecto D. Lorenzo Monclús, así como por un esmerado servicio ante una clientela muy selecta.
  3. El edificio del Gran hotel durante mucho tiempo fue uno de los símbolos identificativos de Jaca. Esa simbiosis del hotel con el destino siempre nos ha enorgullecido y lo hemos considerado como una responsabilidad. Por ello querríamos que esta renovación nos ayudara a mejorar la opinión de nuestros clientes, tanto sobre nuestro hotel, como de Jaca.

Dentro de poco publicaremos más información sobre la renovación del Gran Hotel, con fotografías, así como alguna sorpresa más.

Compartir en: